Este site utiliza cookies. Al continuar estás permitiendo su uso. Saber más.

Las trampas de una apuesta sentimentalmente medida

Las trampas de una apuesta sentimentalmente medida

Existen serios peligros de apostar por intuición o pasión.

por Academia   |   comentarios 0

La pasión es uno de los sentimientos más puros y hermosos que un aficionado puede sentir por su club o jugador favorito. Está rodeado de apoyo, críticas, risas, llantos, fe, y le da un significado precioso al deporte para existir. Ahora bien, cuando se trata de apuestas, dejar que estos sentimientos influyan en la valoración racional de un evento puede ser bastante peligroso y con un daño incalculable.
 
 
¡Haz parte de nuestro canal en Telegram - Haciendo Clic AQUÍ!

Considerar la posibilidad de ganar una apuesta porque es su equipo favorito o por un sueño o plan que desea lograr es una de las principales razones del fracaso en el mundo de las apuestas. Así como la posibilidad de ganar millones en una lotería es cercana a cero, sin embargo, miles de personas juegan semanalmente, impulsadas únicamente por los rendimientos espectaculares que pueden suceder, los apostadores generalmente ponen su dinero en probabilidades sin ningún estudio que involucre fórmulas o métodos, sin medir su posibilidades reales a través del valor esperado (VE).
 
 
¡Consulta todos los PARTIDOS DE HOY y siguelos en vivo!

A menudo se argumenta que debemos medir las posibilidades de que cada evento ocurra por separado (el Equipo A gana, el Equipo B empata o gana), conociendo el valor esperado, ya sea negativo o positivo. Ésta es la mejor manera de evaluar si una casa de apuestas ofrece una escapatoria en la que extraer una ventaja. En este punto, es necesario separar el sentimiento de esta evaluación, ya que los valores que aplicará a cada una de las opciones determinarán los resultados.
 
Juzgar sin los cálculos y métodos adecuados hace que los resultados se subestimen o sobrevalúen, sin una ponderación que coincida y se aproxime a las probabilidades reales. Muchos apostadores se quedan en el camino porque no profundizan en esta forma de evaluar cómo funcionan las apuestas. Aportan toda una carga emocional e intuitiva para los fanáticos, o simplemente debido a los beneficios lucrativos que puede ofrecer el evento, dejándolos ciegos ante las trampas que vienen asociadas a este tipo de análisis simplista.
 
Podemos decir con seguridad que su forma de pensar y actuar afectará completamente los resultados de sus apuestas, ya sea para bien o para mal. Saber usar la psicología, controlar las acciones irracionales que puede crear su mente, será el norte para que evaluemos sus posibilidades de ganancias, y / o siga siendo rentable a largo plazo. Nuestras elecciones y acciones dependen totalmente del contexto. En las apuestas es lo mismo, ya que hay muchas variaciones, y mantener una racionalidad, aliada a lo dicho a lo largo del texto sobre el valor esperado, son triunfos que no puedes dejar de aprovechar.
 
Para los apostadores recreativos, la intuición es uno de los principales indicadores para elegir qué equipo / atleta ganará una apuesta. Quien sea más duradero en este campo, experimentado y con muchas experiencias, sabemos que este tipo de sentimiento no está muy considerado, al menos por separado. Por el contrario, se utiliza para agregar su información y competencia, dando un significado interesante a todo esto, ya que nuestro cerebro está impulsado por diversos sesgos. Algunos tienen el efecto de ponerlo todo en primer plano, cuando se encuentran cara a cara con un evento y se deben tomar decisiones importantes (sobre qué o en quién apostar).

 Puede parecer complejo y en cierto modo lo es, pero es una de las claves para tener éxito si quieres seguir este camino de forma sana y rentable. Métodos como el valor esperado, además de toda la parte psicológica (cuando se utilizan bien) serán herramientas imprescindibles para tomar tus decisiones con una base más profesional. No queremos que pierda su pasión, intuición y emoción, pero queremos que sepa cómo controlar cuándo está involucrado con el juego y el dinero.
 

Compartir "Las trampas de una apuesta sentimentalmente medida" vía: